• Icono social LinkedIn
  • Instagram
  • Facebook icono social
  • Icono social Twitter
  • Icono social Pinterest

Este es uno de los libros que yo recomendaría leer a todo el mundo. Empezaría por los futuros padres y madres ya que les empezaría a dar pistas para ofrecer una buena educación a las generaciones venideras. Después a los profes y que ellos se lo recomendaran leer a sus alumnos y luego poder hacer una puesta en común.


Es importante que enseñemos a los más pequeños/as que no son el ombligo del mundo que
no todo gira entorno a ellos. Me ha gustado cuando dice: “la importancia personal es la expresión máxima del egoísmo, porque toda gira a nuestro alrededor”.


Es una tarea complicada des aprender a no tomarnos nada como personal ya que desde la
más tierna infancia nos educan como que el mundo girara a nuestro alrededor. Cuando cometemos algún error nos castigan por ello, se enfadan con nosotros y no con la situación que provocamos. Ahí es donde empezamos a generar nuestros miedos, miedo a decir la verdad porque se van a enfadar, no nos van a entender, nos van a juzgar...


Nos piden que no digamos mentiras, pero por otro lado nos obligan a hacerlo para poder sobrevivir a los propios miedos. Una persona con miedo es una persona limitada ya que necesita la aprobación del resto. El miedo genera inseguridades y eso lleva a falta de dialogo lo que acarrea a su vez que incumplamos el segundo acuerdo que es suponer.


Cuando nos consideramos el ombligo del mundo suponemos que todo está relacionado con
nosotros/as. Eso va de la mano de la crítica, al suponer reflejamos en esas suposiciones quienes somos sin ser conscientes de que lo estamos haciendo. Al suponer y reflejarnos en el otro criticamos todas las actitudes que nosotros mismos llevamos a cabo y que nos disgustan pero que no queremos reconocernos en ellas por eso es mucho más fácil criticar a los demás e ir dando lecciones de vida.


Al mismo tiempo que debemos enseñar a los más pequeños que no todo gira a su alrededor
debemos enseñarles el buen uso de la palabra y su gran poder. Debemos enseñarles a hablarse con cariño y respeto, que equivocarse siempre es una opción y que si siempre hacemos las cosas de la mejor manera que sabemos no pasa nada por equivocarnos, que de todas las cosas que nos ocurren en la vida sacamos una lección pero que la mejor lección se aprende cuando uno se equivoca y al contrario de enfadarse lo que hay que enseñarles es que estamos para acompañarlos y que no se sientan juzgados por las personas referentes para ellos.


De este libro lo que me llevo es que nos falta consciencia en nuestras palabras y actos, que funcionamos en piloto automático porque nos mantiene en nuestra zona de confort y es
más cómodo echar la culpa a los demás de nuestros propios sentimientos. Que es hora de empezar a hacer cambios y a tomar responsabilidad sobre lo que nosotros podemos hacer. Y lo primero que podemos hacer es una introspección y conocernos para poder cambiar o en su defecto poder aceptarnos tal y como somos.


Creo que nuestras mayores frustraciones son debidas a que inconscientemente nos levantan el espejo y vemos esa parte de nosotros que no nos gusta y nos frustramos y para
mantener nuestra conciencia tranquila trasladamos esa frustración en juicios y críticas hacia los demás.


Yo desde ya intentare ser más consciente de cómo me hablo y de cómo me trato para así poder trasladárselo a las personas con las que me relaciono. Procuraré trasmitir aprendizaje
siempre que tenga oportunidad y que luego cada persona actúe en consecuencia. Es importante divulgar los aprendizajes ya que al vivir en piloto automático hasta que alguien no viene y te dice las cosas no te paras a reflexionar y a empezar a ver las cosas desde otra perspectiva.

 

Leer este libro me ayuda a tener consciencia del gran poder que tiene la palabra, ya que la mayor parte de las veces hablamos sin pensar el sentido que tiene lo que decimos. Esa es otra de las muestras de que funcionamos en piloto automático.

Moraleja: Piensa antes de hablar y cuida muy mucho las palabras que utilizas, pensar te ayuda a elegir mejor el lenguaje.


No te tomes nada de forma personal ni lo bueno o positivo ni lo malo o negativo ya que eso te dará libertad y evitará que te comas la cabeza y gastes energía de manera innecesaria.


Deja las suposiciones a un lado y si no sabes pregunta, que aparte de proporcionarte la información que necesitas te ayuda a sociabilizar y ser el espejo para la otra persona.


Y por último haz todo lo mejor que sabes y será la única manera de encontrarte bien contigo
mismo/a. Sé excelente en todos tus actos y verás cómo el mundo a tu alrededor cambia.